//
estás leyendo...
choque cultural, entropía

El lenguaje y los sinsentidos: “vamos haber”

Ayer, que es un día antes que hoy, en la conversación, se me salió esa especie de petulante inconformidad ante la entropía del lenguaje que proviene de esta facilidad con la que cualquiera de nosotros podemos ser “autores publicados.” Es decir, esta increiblemente chingonométrica facilidad de abrir un blog, y sacar todo lo que llevamos adentro, de decir lo que nos venga en gana, de ganar más y más libertad, aunque sea de expresión. Aunque he de decir que la entropía del lenguaje es previa a estos fenómenos electrónicos y cibernáuticos. Y el ejemplo que se me vino primero a la mente es este de la gente, algunos y algunas de estas gentes muy “estudiados,” a la que le da por escribir “vamos haber,” cuando es obvio que se debe escribir “vamos a ver.” Digo, no es la gran ciencia, por puritita lógica (no la de conjuntos), “vamos haber” no tiene el más mínimo sentido. Sin embargo, cuando le digo a alguien que no se escribe así, me cuesta trabajo explicarles, a no ser que use algún otro ejemplo, es como decir “vamos a comer,” cuando dices “vamos a ver” es que la acción es la de “ver,” “echarle el oclayo.” Entonces como que se les comienza a iluminar el coco, aunque no debe ser mucha la luz, porque al siguiente mensaje el error vuelve a aparecer. Lo que me lleva a concluir que muchos, cuando hablan y escriben, no están entendiendo el sentido de lo que dicen, sino que más bien se mueven por pura fonética, que algo han de querer decir en sus cabezas, pero que no tiene nada que ver con la realidad. Y vamos, yo escribo como me da la chingada gana, pero sé lo que estoy diciendo. Supongo que para el resto de la humanidad es nada más que una asociación de ciertos fonemas a ciertas circunstancias, y prohibido pensarle un poquito más cabrón(a).

Por mi parte (te devuelvo tu promesa de adorarme), seré parte de ese componente social que requiere alta energía para mantenerse fuera de las fuerzas entrópicas de la costumbre y las malas maneras. Condenado a desaparecer como el buen uso del lenguaje. Será el uso artístico y maravilloso de los errores a propósito contra la evolución inevitable del lenguaje hacia lo que quiera que los que lo usan lo muevan por puritito error, nunca por arte. Que no hay manera de detenerlo. Mientras tanto yo, seguiré orgulloso de mi amor por la lengua, orgulloso de algunas avenidas evolutivas, detestando las otras. A ver si el “haber” (sí, también en este caso la gente ya escribe “haber si …” ¡Hágame usté el chingado favor!) desaparece. Lo dudo, me tendré que tragar el encabronamiento mientras la libertad cibernáutica destruye la lógica del idioma …

Acerca de gabo

Computational Biologist

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: